Print Friendly, PDF & Email

Estructura del cabello

Formados por aproximadamente un 95% de queratina, nuestros cabellos tienen una estructura compleja en capas superpuestas. Su parte visible, cuyo brillo y suavidad apreciamos, está, no obstante, biológicamente muerta. Es en el nivel de la raíz, insertada en el cuero cabelludo, donde se procesa la vida de los cabellos.

Como las uñas y cualquier otro cabello, los cabellos están compuestos principalmente por queratina, una sustancia proteica dura y fibrosa. Una cabellera normal tiene de 120.000 a 150.000 cabellos, o sea, aproximadamente 250 cabellos por cm2 de cuero cabelludo, que tienen un diámetro medio de 50 a 100 micras.

El cabello está formado por dos partes: la raíz y el tallo.

Raíz o bulbo piloso

La parte viva del cabello está insertada en un folículo piloso cerca de 4 mm por debajo del cuero cabelludo. Tiene varias zonas, todas ellas esenciales para la vida del cabello :
La papila dérmica: irrigada por una fina red sanguínea, proporciona al cabello todos los nutrientes necesarios. También es el “cerebro” del cabello: dirige la producción de las diferentes células capilares que, después, se desarrollan en la matriz.

La matriz: los queratinocitos, principales células del cabello, se multiplican y se llenan de queratina en ella. La matriz también contiene los melanocitos, donde se producen los pigmentos que dan color al cabello (melanina).

El revestimiento epitelial: dividido en dos capas (revestimientos epiteliales interno y externo), sirve para mantener y guiar el tallo capilar en formación, aún blando en esta primera fase.

La glándula sebácea: situada por debajo de la piel, próxima del cuero cabelludo y al lado del folículo piloso, segrega sebo. Esta sustancia, indispensable para la buena salud de los cabellos, los protege, los nutre y les da suavidad y brillo.

Tallo

Parte visible del cabello, el tallo está biológicamente muerto: está formado por células muertas llenas de queratina. Está estructurado en tres capas concéntricas :
La médula, sustancia blanda situada en el centro del tallo, está formada por células sin núcleo, aglomeradas.

El córtex, que envuelve la médula, supone del 80 al 90% del peso del cabello. Está compuesto por dos tipos de fibras de queratina, horizontales y verticales, que le dan al cabello flexibilidad y solidez. Es también en el córtex donde están los pigmentos de melanina que dan color al cabello.

La cutícula es la capa más externa de los cabellos. Está formada por escamas incoloras de queratina, situadas unas sobre las otras, como las tejas en un tejado, y unidas por un cemento intercelular rico en lípidos. Aunque es muy fina, la cutícula tiene como función proteger el córtex: es la que sufre todas las agresiones cotidianas (agua, suciedad, sol, viento…). La textura y el brillo de los cabellos dependen directamente de su estado. Por eso es esencial cuidarla.