Print Friendly, PDF & Email

Cuidar de las uñas

Al igual que el cabello, las uñas son un reflejo de nuestro estado de salud general y de la higiene de nuestra vida. Una dieta equilibrada y la adopción de algunos buenos hábitos son esenciales para mantener la fuerza y belleza de sus uñas.

En la mayor parte de los casos, la adopción de algunas reglas sencillas permite mantener o recuperar unas uñas saludables y fuertes :

Siga un régimen alimenticio variado, rico en vitaminas, oligoelementos, frutas y legumbres antioxidantes, proteínas y minerales.

Evite visitas demasiado frecuentes a la manicura (no más de una vez por semana), así como los quitaesmaltes agresivos, ya que debilitan las uñas sin necesidad.

• Al hacerse la manicura, no corte las cutículas de las uñas: estos pequeños rebordes de piel protegen la base de las uñas y, al quitarlos, está debilitando sus uñas.

Evite comerse las uñas o arrancar con los dientes las pequeñas pieles de su contorno.

Use sistemáticamente una base protectora antes de aplicar un esmalte de color, para impedir que los pigmentos penetren en la uña y esta se vuelva amarillenta.

No use permanentemente uñas postizas, porque debilitan sus uñas naturales. Si le gusta usarlas, hágalo solamente en ocasiones muy especiales.

Use guantes al realizar las tareas domésticas, de jardinería o bricolaje.

Aplique al menos una vez por día una crema nutritiva para manos y uñas, sobre todo en invierno.

Tome regularmente un suplemento alimenticio específico para fortalecer las uñas.

Si, a pesar de tomar estas precauciones, sus uñas siguen estropeadas, y observa señales como un cambio de color, desprendimiento de las uñas, manchas blancas, amarillas o negras, consulte a un dermatólogo: la alteración del aspecto de las uñas puede ser señal de un problema de salud que solo un médico puede diagnosticar con seguridad.

Para saber más sobre las uñas estropeadas, consulte la ficha de consejos dedicada a este tema.

.